CASAS LAUTES

ESP-Blog

Toda la Diversión de la Feria

Para quien trabaje en el mundo del diseño, la palabra abril solo puede evocar una cosa, el Salone Internazionale del Mobile di Milano, o la Semana del Diseño de Milán. Establecida en 1961 por una asociación de la industria del mueble italiana, es un evento de asistencia obligada para todas las empresas que intervengan de algún modo en la creación de espacios interiores. Piense en como los desfiles de moda de Londres y París se vinculan con la Feria de Arte de Basilea mediante la Bienal de Venecia. Sencillamente, si su empresa no está representada de un modo u otro en Milán en abril, es como si no existiera.

Éstos son algunos de los productos destacados presentados por diversos estudios de diseño españoles en Milán 2016.

Tres y Lattice de Nani Marquina

La tejedora de alfombras artesanal Nani Marquina sigue fiel a su pasión por la artesanía tradicional con Tres – una colección de “Alfombras Dhurrie” que rinde homenaje al antiguo oficio de la tejeduría. Se han utilizado tres fibras diferentes, lana, fieltro y algodón, en combinaciones concebidas para crear una  única pieza, elegante y extremadamente textural.

La lista de artistas y creadores que han colaborado con Marquina a lo largo de los años es impresionante, y una de las colaboraciones de mayor éxito es la efectuada con los hermanos franceses Ronan y Erwan Bouroullec. Su alfombra Lattice es simplemente espectacular; una creación única que rebosa equilibrio, proporción e irregularidad controlada. “Las alfombras se diseñan normalmente como una superficie sobre la que se distribuye un patrón. Sin embargo, en el caso de Lattice el patrón se define como un sistema constructivo para generar la forma de la alfombra en sí”, explican los hermanos Bouroullec.

Showtime y la Silla Gaulino de B.D. Barcelona

El mítico estudio B.D. Barcelona es sinónimo de la cultura del diseño española. La empresa no solo sigue produciendo piezas emblemáticas de Gaudí y Dalí, sino también diseños de las grandes figuras contemporáneas del ámbito del diseño español.

En Milán 2016, la empresa presentó la Silla Gaulino de Óscar Tusquets, uno de los fundadores del estudio. El modelo es en realidad una reinterpretación de una silla concebida por Tusquets en 1987, con claras influencias gaudianas. La pieza se ha adaptado para un mercado moderno, con un asiento más bajo y formas ligeramente más robustas, ampliando así su uso como silla de comedor a un nivel más multifuncional.

La colección Showtime de B.D., obra de Jaime Hayon, ya ha cumplido diez años. El gran éxito que tuvo esta asociación contribuyó a introducir al diseñador en el circuito internacional y consolidó su divertido e irreverente lenguaje combinando artesanía y materiales de máxima calidad. Esta colección de aniversario presenta nuevos colores, acabados y materiales. Aunque el estilo peculiar de Hayon ya es totalmente reconocible, sigue teniendo la misma frescura del primer día.

Grappy y Mix & Match de Gan

Establecida en 2008, Gan es una subdivisión de Gandía Blasco, el fabricante español de muebles de exterior. Se concibió para promocionar objetos de menor tamaño, con un mayor peso de la artesanía y la fabricación artesanal, y rendir un homenaje al arte textil.

Grappy es una divertida butaca ergonómica tapizada en lona de algodón o en terciopelo. Igual que los pufs clásicos, está rellena de bolas de poliestireno que se adaptan a la forma y la posición del cuerpo. La butaca Grappy fue concebida por Kensaku Oshiro, un diseñador radicado en Milán con formación previa en arquitectura. “Me inspiré en la imagen de un agricultor sentado en un saco de yute”, explica. “La diferencia radica en la fluidez y la silueta semi-formada de la butaca, así como una flexibilidad que conecta tres volúmenes independientes”.

Mix & Match, una colección de nueve bandejas de servir fabricadas en cerámica con marco de aluminio con recubrimiento de cobre, es obra de la diseñadora brasileña de textiles y cerámica Flavia del Pra. La colección, cuyos hermosos patrones parecen haberse inspirado en las baldosas hidráulicas del siglo XIX, tiene múltiples usos; “Las bandejas, que pueden utilizarse juntas, también puede utilizarse como fuentes individuales, como mesitas auxiliares para servir y presentar comida y como pedestales para resaltar una exquisita obra de arte o una planta”, explica la diseñadora, cuya pasión por la fusión de la artesanía y la tecnología queda de manifiesto en esta divertida colección.  

Suzanne Wales